Articulos Inmobiliarios

7 Claves Para Contratar un Crédito Hipotecario

Off

Cada entidad financiera o bancaria exige requisitos e impone condiciones para poder acceder a su cartera de créditos hipotecarios, algunas más ventajosas que otras. Te invitamos a que conozcas las claves que debes seguir a la hora de contratar un crédito hipotecario.

Para la mayoría de los ciudadanos contar con una vivienda propia no es sólo un sueño, es también una prioridad crucial en sus vidas. De allí la existencia de los créditos hipotecarios que apalancan a los interesados en la compra de un inmueble, o al momento de realizar algún tipo de refacción o remodelación de la casa o piso objeto del crédito, lo importante es que las hipotecas son préstamos asociados a la vivienda.

Contratar un crédito hipotecario encierra muchos elementos en los cuales debemos poner toda nuestra atención. Estos van más allá que la simple información del estado del mercado y sus diferentes ofertas en este sentido, también implica conocer nuestras propias capacidades de sobrellevar el gravamen económico que comporta nuestra nueva obligación.

De allí que contratar una hipoteca es un asunto serio y complejo que requiere en algunos casos esfuerzo y hasta sacrificio, por lo que si no se está dispuesto o no se cuenta con la capacidad para dedicarle el tiempo que amerita, es mejor plantearse otras alternativas, como es el caso del alquiler hasta que llegue la oportunidad objetiva de dar el paso de recurrir a una hipoteca para comprar tu casa.

Claves que Debes Seguir al Momento de Contratar una Hipoteca

Para ello, Alianza Inmobiliaria Internacional pone a tu disposición siete claves importantes que debes tener en cuenta al momento de contratar un crédito hipotecario, recordándote que una contratación de este tipo debe hacerse de forma planificada, a saber:

1.Investiga

Es vital a la hora de optar por un financiamiento de vivienda, investigar y recabar toda la información relativa a créditos hipotecarios. Mientras más sepas sobre hipotecas mejor, ya que se te facilitará la tarea de distinguir entre las ventajas de las diferentes ofertas y cuál te resulta más conveniente y ajustada a tu realidad. Con la información necesaria sabrás a que aspectos del contrato deberás prestar mayor atención y evitarás caer en errores cuyas consecuencias podrían aparecer en el futuro. Existen diferentes tipos de créditos y préstamos hipotecarios, y tu tarea es conocerlos.

Una de las primeras cosas que debemos aprender a determinar a la hora de acceder a un crédito hipotecario, es qué oferta se corresponde con nuestra realidad patrimonial, debemos estar conscientes de las terribles consecuencias que acarrearía no poder honrar el compromiso toda vez que la entidad bancaria puede reclamar la propiedad hasta por el 70% del valor de tasación recogido en las escrituras.

2.Establece tus Preferencias

Como se dijo, las entidades financieras que otorgan préstamos hipotecarios exigen requisitos y condiciones a la vez que ofrecen ventajas a los contratantes, todo en función de sus propias políticas, es decir, los créditos hipotecarios que nos ofrece el mercado poseen peculiaridades que los hacen distintos unos de otros. En este caso debemos definir qué es aquello que valoramos más, y que nos haría optar por una oferta sobre otras; podría ser  el costo del crédito, la flexibilidad de las letras, la estabilidad, entre otras garantías. Una vez definido esto, podemos proceder a la búsqueda de ofertas con claridad.

3.Compara las Ofertas Hipotecarias

No te apresures en este aspecto, visita distintas entidades bancarias, sopesa sus ofertas, discrimina entre sus ventajas en función a las preferencias que ya estableciste. Los bancos tratarán de vender sus paquetes haciéndolos atractivos, pero tómate tu tiempo, haz uso del privilegio de tener la última palabra.

No te dejes llevar por la costumbre de acceder a un crédito en la entidad donde conoces al gerente o al que conocen tus amigos. Siempre ten en cuenta que los directores y gerentes se rigen en función de las políticas trazadas por la institución a la que pertenecen. De allí que lo recomendable es que compares las opciones del mercado guiado estrictamente en resguardo de tus intereses y necesidades particulares.

3. Ahorra y Sé Consiente de tus posibilidades

Recuerda que ninguna entidad bancaria financiaría más del 80% del valor en que está tasada la vivienda, si no dispones de unos ahorros cuya cuantía esté por el orden del 30-35% del precio de mercado del inmuebles que deseas adquirir. Con este porcentaje de 35% contribuyes en un 20% a la compra de la vivienda y con un 15% para cubrir los gastos administrativos que acarrea la transacción.

Por otro lado es importante que sepas que en un crédito hipotecario calculado al 4-5% mensual de la totalidad del préstamo, los bancos exigen que esta cuota no supere el 30%, y en casos más flexibles el 40% de los ingresos brutos del contratante.

4.Predetermina el valor de la Vivienda

Una de las limitaciones que se presentan a la hora de contratar un crédito hipotecario es que usualmente existen discrepancias entre la suficiencia del valor de tasación establecido por el banco y el precio real de la vivienda. En razón de esto siempre es conveniente que hagas la diligencia de informarte por tu cuenta del valor real de mercado del inmueble que deseas comprar.

Aunque relativo a la transacción estos datos no se reconocen como oficiales, y por lo tanto no poseen características vinculantes, constituye una forma de conocer de manera aproximada el valor del inmueble que vas a adquirir, para ello puedes acudir a oficinas de tasación, o calcularla tú mismo haciendo uso de metodologías de cálculo de precios de las viviendas generalmente aceptadas.

5.Sé Precavido y Negocia

Es de vital importancia para una persona precavida el informarse sobre todos los productos vinculados y comisiones obligatorias contentivas en la contratación de la hipoteca. Estos aspectos podrían encarecer considerablemente el costo del préstamo.

Recuerda que todo contrato encierra en sí mismo un margen de negociación, las hipotecas no escapan a esta realidad, y por tanto son contratos negociables fuera de las condiciones, estándares y exigencias obligatorias que son políticas del banco y no están sujetas a reconsideración.

Sin embargo es importante revisar lo concerniente a la existencia de productos y servicios que gravan el costo del contrato sobre todo si no son de nuestra necesidad o interés. Estos pueden constituir seguros de hogar y vida, y demás productos complejos en los que el riesgo de perder dinero se hace latente.

También se considera un punto a favor del contratante al momento de iniciar una negociación, que este posea disponibilidad considerable de ahorros, un buen ingreso y situación laboral estable. Los bancos siempre están dispuestos a complacer, en la medida de lo posible, a este tipo de clientes.

Otro aspecto de la hipoteca muy importante de negociar es pactar todas las comisiones, recuerda que una vez firmado el contrato es muy difícil cambiar una coma del mismo. Entre estas comisiones destaca fundamentalmente aquellas relativas a la subrogación y cancelación de hipoteca, la importancia de dejar bien atado este cabo estriba en la facilidad que generaría si en futuro decidiéramos cambiar de banco en busca de mejores condiciones.

6.Pide Márgenes de Flexibilidad de Pago

Una garantía muy conveniente sería contar con márgenes de flexibilidad de pago durante toda la vida del préstamo. No te fijes en el hecho de contar con cierta holgura al momento de contratar el crédito, recuerda que si en ese instante no padeces ninguna estrechez que te impida incumplir puntualmente con la obligación, no puedes prever qué te depara el futuro ni cuando necesitarás apelar a este tipo de garantía.

7. Lee bien el Contrato Antes de Firmar

Utiliza bien el margen de tiempo en que tendrás el contrato en tus manos para hacer revisiones, a que diera lugar,  antes de proceder a la celebración de la firma. Lee bien, haz las preguntas y objeciones que tengas. No se trata de desconfiar de la entidad que te ofrece el crédito, sino de informarte y estar al tanto de todo lo relativo al mismo, de contrastar fuentes independientes y sopesar reflexiones, todo en procura del sagrado derecho de resguardar tus intereses.

Recuerda que desgraciadamente la regla es no leer, la gran mayoría de compradores dejan todo en manos de sus asesores y expertos, y se apresuran en firmar. Pero tú no obedeces a esa costumbre negativa de la gente apresurada, tú eres un comprador precavido.